Odontopediatría

Favorecer el desarrollo de la boca del bebé

Me gusta valorar la salud del aparato estomatognático a cualquier edad, pero es especialmente bonito ver bebés en consulta, poder dar información para prevenir y poder contribuir a su salud futura. Que agradable es la prevención, que importante es y cuánto ahorra a todos los niveles.

¿Por qué hay que hacer cosas para crecer mejor? ¿No debería pasar sin más? ¿Estamos tan mal hechos?
No, nuestro cuerpo es una máquina maravillosa, pero hemos introducido muchos cambios en nuestra naturaleza.

A destacar por ejemplo, los cambios en la dieta civilizada, comemos alimentos más procesados y masticamos menos, como masticamos menos, fabricamos y tragamos menos saliva, consumimos más azúcares… el resultado, trastornos del desarrollo, maloclusiones, problemas articulares, caries…
El crecimiento de los huesos de la cara se va a ver influenciado por cómo realicemos las funciones que tienen que ver con lo que pasa a través de ellos: el aire y los alimentos, es decir, cómo respiramos y cómo comemos.

También hemos ido perdiendo aquello que nuestros antepasados sin necesidad de evidencia que lo sostuviera hacían con buen criterio aunque a veces con escaso tacto. Los famosos cierra la boca, anda recto y mastica.

¿Y qué podemos hacer desde el nacimiento para favorecer un correcto desarrollo? Aquí tenéis algunas consideraciones:

  • Alimentar con lactancia materna. Favorece el correcto desarrollo de los huesos y músculos, y la coordinación de succión, deglución y respiración. Su ausencia es un factor de riesgo para la salud bucodental. Idealmente si se puede, amamantar de los dos pechos, favoreciendo un desarrollo más simétrico estimulando ambos lados. Si se mantiene una lactancia con un sólo pecho, alternar la postura del bebé.
  • Si se ha elegido la alimentación con biberón o si se ha tenido que recurrir a ella por el motivo que sea, de manera total o parcial, e independientemente de la leche que contenga el biberón, alternar también la postura del bebé para dárselo, a veces apoyado sobre un lado y a veces sobre otro. Puede ser interesante también ofrecerlo con el método Kassing. En el biberón sólo introducir leche o agua, otro alimento como los cereales en el biberón aumenta el riesgo de caries ya que al tomar biberón se bañan las superficies dentales.
  • Alternar las posturas de sueño y descanso, evitando que siempre se apoyen por el mismo lado. Como los bebés suelen dormir mirando a mamá, se le puede cambiar de lado para tener a mamá a derecha o a izquierda.
  • Respirar por la nariz. Parece fácil y básico, pero hay muchos niños (y adultos) con respiración oral. En edades tempranas un buen comienzo puede ser cerrar suavemente la boquita si la vemos abierta, aunque en los primeros meses son capaces de sellar completamente la entrada de aire manteniendo una posición elevada de la lengua.
  • Asegurarnos de que hay una buena movilidad en la lengua, y tratar si lo hubiera un frenillo lingual restrictivo. Es muy importante que la lengua llegue a apoyarse en el paladar para favorecer el crecimiento del mismo, así como el crecimiento de estructuras óseas anexas, si crece bien el techo de la boca, crecerá bien el suelo de la nariz, y se facilitará la respiración nasal. La lengua también es responsable de la autoclisis, es nuestro lavado de dientes automático, si no se mueve bien, perderemos una línea de defensa para la caries.
  • Cuando comience la alimentación complementaria a partir de los 6 meses, ofrecer trozos, lo que sería lo normal antes de inventar los aparatos de triturar y que ahora llamamos BLW (Baby lead weaning) y masticar los alimentos por los dos lados.
  • Promover el juego libre y el movimiento. Dejar al bebé en espacios en los que pueda voltearse, dejarle boca abajo para jugar cuando sea apropiado por edad, gatear…
  • Higiene dental desde la erupción del primer diente, realizada por una persona adulta, con pasta dental con 1000 ppm de flúor y sin enjuagar después. Podéis leer más aquí.
  • No ofrecer azúcar en los primeros años de vida, y tener cuidado con alimentos pegajosos, con azúcares ocultos, ricos en hidratos de carbono, y con el número de ingestas que se realicen. Podéis leer más aquí.
  • Cuidarnos. Respirar por la nariz, comer por los dos lados, cepillarnos… ¡somos el espejo en el que se miran! Muchas veces descubrimos en la edad adulta que algo no está bien buscando información para hacer lo mejor posible para nuestras criaturas, nunca es tarde para mejorar sea lo que sea lo que ocurra.
  • Cuando crezcan, en especial: cuidar las posturas, evitar muchas horas de actividades mirando hacia abajo y ofrecer alimentos que necesiten un buen trabajo masticatorio, alimentos secos, duros, fibrosos… ¡que los dientes tengan que masticar! y seguir cuidando un buen sellado labial, posición lingual y respiración nasal. En las horas de descanso seguir evitando las posturas restrictivas de sueño, siempre hacia el mismo lado y apoyándose sobre mano/brazo especialmente.
  • Comernos a besos a nuestros bebés. En la evidencia de madre se sabe que esto es bueno para todo, para esto también, seguro, y si no lo fuera que nos quiten los disfrutado. Cuando crecen se puede seguir haciendo, por supuesto.

En el tratamiento de las funciones de la respiración y deglución, en la correcta motricidad y tono muscular, en la movilidad y elasticidad de la lengua y del suelo de la boca, y en muchas otras cosas que os explicarán mejor los especialistas correspondientes, contamos con unos importantes aliados, logopedas que realicen terapia miofuncional y fisioterapeutas pediátricos.

¡Muy importante! Quizá leas todo esto y te agobies pensando que no sabes cómo lo vas a hacer o que es imposible, quizá lo leas cuando tu bebé ya haya crecido y te agobies aún más pensando en lo que no hiciste. Tranquilidad, llegamos hasta donde podemos, si tuviéramos que estar pendientes de cada aspecto a cuidar al detalle de la cabeza a los pies, enloqueceríamos. Lo hemos hecho, lo hacemos y lo haremos, lo mejor que hemos podido, lo hemos hecho todo por amor a nuestras hijas e hijos, con las circunstancias y la información que teníamos en ese momento.

Carolina Jiménez Yuste, Odontóloga.

Leo y respondo todos los comentarios, no dudes en escribirme.

Recuerda seguir mi blog y redes sociales para no perderte ninguna publicación.

Si necesitas realizar una consulta personal, recuerda que puedes reservar una cita conmigo.

¡Compartir es vivir! Si crees que mis publicaciones pueden ser de utilidad para tus contactos, compártelas con un clic.

Imágenes propias y Freepik